Nuestra Facultad

RESEÑA HISTÓRICA

Los inicios fueron sin duda muy difíciles. Fueron necesarios el vigor, el entusiasmo, la inteligencia, la perseverancia y la fortaleza con que el Dr. Eduardo Aguirre Pequeño, preclaro fundador, supo comunicar su ideal a un grupo de jóvenes estudiantes y personas con oídos y mente abierta. Fue así como después de muchos obstáculos, desencantos, recaídas y regresos, pudo iniciar sus actividades la Facultad de Agronomía el 8 de diciembre de 1954.

Grande fue el mérito del fundador de nuestra Facultad, al haber previsto la importancia siempre creciente de la actividad agropecuaria, aún cuando no siempre la sociedad la haya valorado en la misma proporción en la que de ella depende.

El Dr. Eduardo Aguirre Pequeño fue propulsor del pensamiento que sitúa en toda su
magnitud la valía de los alimentos obtenidos por el hombre como fruto de la tierra y de su trabajo con las plantas y los animales que le rodean. Más aún, el Dr. Aguirre Pequeño quiso siempre acercar a elementos de la sociedad industrializada de Nuevo León, al cuidado de la flora y la fauna que fuere útil al hombre. Y esto debía ser en forma tal, que por medio de la aplicación de técnica y de mediciones de diversa índole, se buscara siempre la multiplicación de los frutos, pues éstos serían importantes para satisfacer las necesidades de una población cuya multiplicación se avizoraba ocurriera en dimensiones desproporcionadas.

El aspecto formal de la fundación de nuestra Facultad revistió también una serie de retos que fueron vencidos con ingenio, motivación, y con una comunicación inteligente de ideas. Con seguridad, el Dr. Aguirre Pequeño en el tiempo ocupado para desarrollar esta gran empresa, debió haber sufrido reveses, aunque muchos de ellos no se mencionen. Gracias a su empeño y voluntad inquebrantable, él pudo lograr la participación y colaboración de otras personas, cuyo apoyo resultó decisivo para el desarrollo de nuestra Facultad.

Don Reynaldo García Cano, atendió el llamado del momento histórico y donó un terreno de 35 has. de riego y 100 has. de agostadero en el municipio de Villa de García N.L., con el fin de que la Facultad de Agronomía en ciernes, pudiese cumplir la condición previa a su fundación, de contar con un Campo Experimental para la realización de prácticas. Esto le ha valido el honroso y perenne título de Benefactor de nuestra Facultad (Extracto de Reseña elaborada por el Dr. Javier Colín Negrete, Profesor Emérito de la FAUANL y el Dr. Hugo Bernal Barragán).

 

NUESTRO ESCUDO

Al centro del escudo aparecen tres elementos:  El teodolito simbolizando la ingeniería; el arado simbolizando la agricultura; y el toro zebu simbolizando la ganadería. En la parte inferior de estos elementos en forma semicircular aparece el lema Scientia Agricolis Vita con las espigas simbolizando el fruto del trabajo y la producción.

Todos estos elementos aparecen en un campo de forma octagonal dividido en 2 colores en su base color negro simbolizando la tierra y la parte superior en color azul simbolizando el cielo y esperanza futura, y en dos marcos octagonales aparecen las leyendas Facultad de Agronomía en la parte superior y en los lados las dos flamas del saber con los aros simbolizando la ciencia y en la base la leyenda  Universidad Autónoma de Nuevo León.

Los marcos octagonales, las leyendas y las antorchas del saber y de la ciencia se representan en color oro, simbolizando la riqueza del conocimiento científico de nuestra Facultad; y por último la forma octagonal obedece a una forma geométrica que nos comunica organización, estabilidad y progreso.

Autor del diseño:  Arq.  Alejandro Lobo de la Garza,  1962.

Logo_FA

No se admiten más comentarios